LOS HOMBRES DETESTAMOS LAS COMPRAS
agosto 30, 2017
0

SOY TÍO

Y ME GUSTA COMPRAR

Lo que siempre decimos los tíos, normalmente, ya sabemos que cada cual es como es, pero la mayoría estamos con el cuento de que no nos gusta comprar y nos acogemos al rollo típico de que no nos va ir de compras.

MENTIRA eso es completamente falso, lo que no queremos es tener testigos de cargo, eso es lo que nos pasa. Cuando compramos queremos comprar sin que nadie nos dé su opinión o interfiera en nuestras decisiones por muy inútiles que les pudiera parecer a la otra persona. Es nuestra opción de compra no la de nadie más. No aguantamos el ir con la mujer, la prima, la sobrina la tía, la cuñada el coleguita arrimado, no queremos a nadie queremos disfrutar de nuestras compras y punto.

Es normal que a muchos no les guste comprar con mujeres, no por nada es que ir de escopeteros mientras que ellas se ponen y se quitan ropa a tope mientras esperamos es desesperante.

No es que no disfrutemos de las compras en compañía, es que por lo general, somos más pragmáticos, y si necesitamos un par de pantalones pues buscamos los pantalones que sabemos que necesitamos, y para lo que los queremos, buscamos miramos encontramos, pedimos talla pagamos, y nos vamos, pero esa obsesión de algunas féminas y tíos de ponerse todo aunque no lo necesiten o lo vayan a adquirir es exasperante.

O los paseantes de grandes almacenes que lo único que hacen es ir en tropel a las tiendas revolviéndolo absolutamente todo y poner la tienda patas arriba sin la menor intención de comprar ni un pasador del pelo. Uff, es algo que me puede,  yo para pasearme me voy a la playa al monte, yo que sé, a algún sitio bonito donde disfrutar del aire libre y de los míos, pero meterme en un sitio cerrado incordiando y haciendo la vida insufrible al prójimo me supera. Eso también pasa factura, es decir que nos veamos envueltos en paseos domingueros de grandes almacenes sin una finalidad objetiva, teniendo solo la meta de ocupar tiempo nos revela. Es normal que al final digamos que odiamos comprar si nos pasamos las vida correteando tiendas con la bolsa de chuches en la mano.

A mí me encanta ir de compras, de hecho ejerzo de personal shopper en determinadas ocasiones, tanto para ellos como ellas, y hay de todo pero lo cierto es que a “nivel profesional” entrecomillo ya que no es algo a lo que me dedique en cuerpo y alma, ni muchísimo menos. En fin, que he tenido suerte y teniendo siempre la idea clara de lo que se busca, y la funcionalidad que se le quiera dar en especial a las prendas, es seleccionar probar y listo siempre dentro tanto de lo que he dicho anteriormente como de un presupuesto cerrado que no dé lugar a gastos innecesarios.

La verdad es que si un día diera con alguien tipo ¡me lo pruebo todo!, saldría corriendo, más que nada porque sé de sobra que este tipo de clientes acaparadores, a lo único que dan lugar es o tener que regresar al día siguiente a devolver las prendas, o directamente a que toda la ropa se pudra en lo más profundo de los cajones, armarios, vestidores o sabe dios donde. Conclusión una pérdida de tiempo completamente infructuosa.

Tíos, si no sabéis moveros por las tiendas, y dejáis que os compren las ropitas las mujeres, madres, novios o lo que sea, os digo que no seáis gandulazos, eso es lo que os pasa.

No sé si os habéis dado cuenta de que en los las tiendas hay unas personas que se llaman dependientes que os pueden ayudar a seleccionar prendas, si no tenéis ni pajolera idea ellos os van a atender de morirse.

Una aclaración, si sois novatos en esto de las compras, no compréis en principio en grandes almacenes, ya que allí son meros colocadores de ropa, y la experiencia de la compra puede ser bastante traumática. Tenéis que ir poco a poco comprar en tiendas donde os atiendan directamente con la mejor de las sonrisas y atención, y después de pasar por ese proceso si algún día os apetece ir a lo que yo llamo supermercados de la moda, podéis hacer la escapada.

Si sois vírgenes en estos asuntos pero conocéis a alguien que trabaje allí ¡adelante!, seguro que os atienden de otra manera, pero si no es así, hacerme caso y hacer lo que os he dicho al principio.

Terminar con el rollo de que la persona que viva con vosotros elija vuestra ropa, ¿Por qué?, Pues  porque no os vestiréis nunca como os gusta, si no como les gusta a ell@s y simplemente diréis que os gusta por no liarla parda, y estaréis escondiendo frustraciones, y malos humores de represión y en definitiva rencor por no tener vuestra propia identidad, una identidad completamente propia.

Sí, es cierto, nos e encanta comprar pero queremos respirar vivir libres sentirnos hombres, sentir masculinidad y testosterona a raudales, pero no queremos que nos castren, por eso nos gusta perdernos y dejaros sol@s comprando, para a ver todo aquello que nos gusta, y que no nos comprarnos para que después no venga un melodrama televisivo, y nuestra vida se convierta en un puñetero dibujo por no haber mantenido la cabeza gacha.

Soy un tío y me gusta comprar ¿algún problema colega?

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: